La Maga ROOMS no es un hotel convencional y es, por tanto, un lugar de reunión para todos los viajeros no convencionales. Quizá te preguntes qué significa ser convencional, y si puede o debe ser tenido como algo positivo, reprobable o incluso necesario. Así describía Cortazar a estas personas:

“…La gente que se da citas precisas es la misma que necesita papel rayado para escribirse o que aprieta desde abajo el tubo de dentífrico”

Existen otras personas: aquellas que, lejos de programas, de anuncios, de convenciones normas y clasificaciones, de cajones en los que la mano puede desplazarse a oscuras para encontrar en el sitio esperado aquello que se dejó allí, precisamente, para ser encontrado, prefiere, sobre todas las cosas, el hallazgo.

Para los que confían en la sabiduría del propio camino y son capaces de dejarse llevar por sus zapatos desoyendo el dictado de la razón, construyendo la realidad paso a paso, a golpe de puro presente, para ellos existen lugares como La Maga ROOMS.

Y cuando estés allí, conocerás a Estela.
La reconocerás con facilidad: te ayudarán su pelo rubio, su cuerpo de niña y los dos hoyuelos que flanquean su boca cada vez que sonríe. Seguramente la sorprendas acariciando un gato, o puede que la escuches conversar con un perro o una flor, mientras riega las plantas cariñosamente. Ella será tu anfitriona durante los días que pases en la Maga, te comprenderá y sabrá hacer que tu estancia sea memorable y personal, porque ella es como tú, no lo olvides, por lo que te dará justo aquello que necesites y en la forma adecuada.

“…Y era tan natural cruzar la calle, subir los peldaños del puente, entrar en su delgada cintura y acercarme a la Maga que sonreía sin sorpresa, convencida como yo de que un encuentro casual era lo menos casual en nuestras vidas…”

Booking